DAVID CAL CUELGA LA PALA

27/03/2015

 

En el Ayuntamiento de su Cangas natal, Cal ha confirmado su retirada como merecía, arropado por los suyos, entre aplausos y vítores, y aseguró que la culpa fue de la 'morriña'. "No hubo desencadenante. Era muy duro estar entrenando a 8.000 kilómetros de mi casa, echaba de menos a mi gente y poco a poco fui perdiendo las ganas, la motivación", decía el palista, con su habitual tono pausado pese a destacar "la presión mediática de los últimos días", y antes de resumir: "Para conseguir una medalla en unos Juegos Olímpicos tienes que estar al 100% y yo no lo estaba y, para conseguir otro resultado, mejor dejarlo".

 

Exculpó a Morlán tras la polémica suscitada por su manager en la cadena Ser  y negó que, una discusión con su técnico le forzara a decir adiós. "No he tenido problemas con él más allá de cosillas propias de la convivencia. Tampoco entrenar con más palistas me suponía un gran problema porque antes de los Juegos de Pekín ya lo hacía. Hemos estado 18 años juntos y ahora le deseo lo mejor, está haciendo un gran trabajo en Brasil y sé que obtendrá resultados", comentaba Cal, negando a su vez que, pese al evidente sobrepeso, fuera un informe físico reciente el que le forzara a jubilarse.

 

Fue un acto amable en el que el piragüista agradeció las propuestas de última hora para que reconsiderara su postura y evitó cargar contra el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, que confirmó su marcha antes que él mismo. "Mi decisión es irrevocable. Me han ofrecido seguir con otro entrenador, pero sería dar palos de ciego. El problema es mental: si la cabeza no funciona, el cuerpo no responde", explicaba y afrontaba así la polémica: "El lunes en Murcia se lo comuniqué a Blanco y la noticia se filtró. No tengo motivos para desconfiar de él y, la verdad, tampoco me interesa saber qué paso".

Con ese sosiego, Cal admitió que ahora, más que pensar en 'planes de pensiones', quiere estar con su familia y amigos, aunque en un futuro espera seguir ligado al deporte. El 13 de abril estará "encantado" de acudir al homenaje que le prepara al COE y, según dijo, recibiría con la misma actitud una nominación al Premio Princesa de Asturias. Se marchó "en paz" con único reparo: "Me hubiera gustado ser campeón de Europa, pero nunca llegaba en forma a los campeonatos. Qué le vamos a hacer".