Las bolsas de sueroterapia presentan un sistema de sellado que para abrirlo es preciso sujetarlo con dos dedos y girarlo para romperlo.   

Este gesto inocuo, a priori, presenta en los profesionales con patología de la mano o en antebrazo, cierto grado de dificultad y de molestias.
Además cuando esta técnica es repetida cientos de veces a diario en los centros sanitarios que tienen grandes cargas de trabajo,  puede generar diferentes patologías por movimientos repetitivos.

 

 

Este gesto es sin duda uno de los más repetidos por los profesionales sanitarios. Los movimientos repetitivos de la mano y antebrazo generan diversas patologías a nivel tendinoso, nervioso, articular o vascular, que precisan desde el simple reposo hasta la cirugía.

Las patologías de la mano y antebrazo por movimientos repetitivos son reconocidas como enfermedades profesionales y con alto grado de incidencia.

 

Los factores que influyen en estas lesiones musculoesqueléticas son:  los movimientos de pronosupinación en muñeca y antebrazo, especialmente si son realizados contra resistencia y las desviaciones radiales o cubitales repetidas.

 

Los factores que interactuan junto con la repetitividad y la duración de los movimientos son:

  • La fuerza concentrada en estas zonas pequeñas del organismo
  • Tener posturas extremas
  • Adopción de posturas fijas y aplicación de la fuerza
  • Altas velocidades de los movimientos con insuficiente periodo de recuperación
  • Frío o calor , vibraciones y aumentos del ciclo de trabajo.

 

 

Las patologías de la mano o antebrazo que pueden surgir de este movimiento repetitivo, como son las aperturas de las bolsas, pueden ser de origen tendinoso, nervioso, vascular o articular.

 

Suceden de forma gradual, que van desde leves molestias, fatiga, sobrecarga, dolor, lesión y  hasta la pérdida de la fuerza en mano o antebrazo.

 

Patologías  en mano y muñeca : Tendinitis, tenosinovitis , Síndrome del Túnel Carpiano, del Túnel Radial, del Canal de Guyón,  dedo en resorte o ganglión. 

 

 

Patología en antebrazo y codo: epicondilitis y epitrocleitis.


 

 

El DAFE es un dispositivo de ayuda, que permite reducir la fuerza que se precisa para realizar este acto común que vemos cada día en los centros sanitarios.  

 

Es sin duda uno de los gestos más repetidos en hospitales y centros de salud. Como los laboratorios deben garantizar este sellado en sus presentaciones para mantener su esterilidad tanto en el transporte como en su manejo, los profesionales sanitarios son los responsables de romper ese sello para su administración.

 

Por ello proponemos el uso del DAFE, ya que facilitamos la apertura de la sueroterapia de forma fácil, cómoda y libre de futuras lesiones en mano, muñeca o antebrazo.

 

 


El dispositivo de apertura DAFE:

  • Elimina la fuerza sobre el primer y segundo dedo y se traslada a toda la mano y antebrazo en bloque.
  • Disminuye la fuerza que hay que aplicar en la apertura.
  • Fácil uso, que no precisa formación específica para su correcto uso.
  • Ergonómico, su ligereza , comodidad y ergonomía le hacen ser una herramienta de trabajo muy útil.
Esto ayuda a que el engrosamiento de los tendones de la mano, los traumatismos, los hematomas y por tanto la afectación nerviosa, tendinosa , vascular , e incluso articular se verá reducida. 

 

Tanto el profesional médico o de enfermería podrán llevarlo en su uniforme y usarlo siempre que precisen realizar esta técnica.